Tracklist:

1-Women
2-Rocket
3-Animal
4-Love bites
5-Pour some sugar on me
6-Armageddon it
7-Gods of war
8-Don’t shoot shotgun
9-Run Riot
10-Hysteria
11-Excitable
12-Love and Affection

Formación:

Joe Elliott: voz
Steve Clark: guitarra, coros
Phil Collen: guitarra, coros
Rick Savage; bajo, coros
Rick Allen: batería.

Mejores temas:
Pour some sugar on me, Love bites, Hysteria.

DISCO: HYSTERIA

AUTOR: DEF LEPPARD

PRIMERA EDICIÓN: 1987 (EMI)

Los británicos Def Leppard, el grupo más abiertamente rockero de la NWOBHM, ya habían conseguido hacer historia con su anterior álbum, el magnífico “Pyromania” del 83, disco que les convirtió en super-estrellas a la vez que marcaba el camino a seguir para las bandas de hard-rock que se iban a comer el mundo en los 80. Pero lo mejor estaba por llegar: su siguiente álbum, titulado “Hysteria”. No obstante, los cuatro años que separan “Pyromania” de “Hysteria” estuvieron plagados de dificultades: el accidente de coche de Rick Allen que le costó un brazo, un despilfarro de dinero increíble para la producción del disco y varios roces con el productor Robert John “Mutt” Lange debido a su casi enfermizo detallismo, que finalmente atrasaron el álbum hasta 1987.

“Hysteria” vio la luz el 3 de Agosto de aquel año, con el hard-rock ya totalmente asentado como estilo dominante dentro del rock. Eran los años de éxito de Bon Jovi, Guns and Roses, Mötley Crüe, Europe, Poison, los renovados Aerosmith y un largo etcétera. Estaba claro, pues, que en un panorama tan favorable un disco como “Hysteria” estaba destinado a triunfar. Pero igualmente, fuese la época que fuese, habría arrasado de todas formas. Y es que “Hysteria” es bueno, muy bueno, para muchos la obra esencial del rock de finales de los 80, con una producción y unos temas por los que no pasan los años y que hoy día se ha convertido en una obra atemporal y que gana nuevos adeptos generación tras generación.

Sin embargo, “Hysteria” fue en su día el blanco de algunas críticas airadas, que acusaban al disco de ser un sobrevalorado álbum de rock melódico comercial listo para la radio, cuadriculado y sobreproducido. Estas críticas nacerían seguramente debido al sonido eléctrico y repetitivo del kit de batería especial de Rick Allen, y también debido a la obsesión por la perfección sonora de Robert John “Mutt” Lange, que le dan al disco un toque prefabricado y quizá demasiado elegante. Para que engañar a nadie: “Hysteria” lo será todo menos espontáneo, pocos discos en la historia del rock se recuerdan tan perfectos y cuidados hasta el más mínimo detalle, hasta el punto que parece que el álbum lo hubiesen escrito cinco androides perfectos y no cinco simples humanos.

Pero, sinceramente, todos estos supuestos “defectos” son totalmente eclipsados cuando uno escucha el disco y es arrollado por la galería de himnos que nos ofrece. Los doce cortes del redondo, a pesar de ser unos más buenos que otros, son todos auténticos himnos, canciones que se graban en el cerebro a la primera escucha, con un trabajo de guitarras sensacional (gracias sobretodo al ya desaparecido Steve Clark), cambios de ritmo espectaculares y una de las voces más carismáticas de los 80, la de Joe Elliott, cuyas influencias por Marc Bolan y David Bowie quedan totalmente demostradas aquí, dándole a “Hysteria” un toque glam y festivo irresistible.

El disco se inicia de forma sorprendente con “Women”, una semibalada pasional y turbadora, donde los protagonistas son los dos seis cuerdas, Steve Clark y Phil Collen, que hacen aullar dramáticamente a sus guitarras en un tema que no es otra cosa que una oda al sexo femenino, a fin de cuentas, el grueso principal de los seguidores de Def Leppard.

El desenfreno comienza con “Rocket”, un claro homenaje al glam rock de los 70 pero con una producción acorde con los 80. Se trata de uno de los cortes más adictivos y acelerados del trabajo. Igualmente infeccioso es “Animal”, de nuevo un gran tema de glam, lleno de frescura y feeling cuyo incesante y colorista estribillo servirá para levantar los ánimos a cualquiera. El sentimentalismo llega a su cumbre de la mano de “Love bites”, una preciosa canción que no tiene un solo segundo de mediocridad: cada palabra, cada estrofa, cada nota es sencillamente espectacular y llena de sensibilidad. Pocas canciones más me vienen a la cabeza al pensar en la balada definitiva del hard-rock.

“Pour some sugar on me” es un tema que a lo largo de los años se ha acabado convirtiendo en el himno más famoso de Def Leppard. Y es fácil ver el motivo: se trata de uno de esos típicos hit-singles sencillos y comerciales, pero totalmente pegadizos e irresistibles, en la onda de “Living on a prayer” de Bon Jovi o “Jump” de Van Halen. Y sobre el mensaje del tema, sólo hace falta leer el título: sexo oral sin prejuicios. La fiesta rockera continúa con “Armageddon it”, con un riff muy a lo AC/DC, a los Def Leppard de la primera época. Si bien durante todo el álbum Steve Clark está a un nivel impresionante, aquí directamente se sale, logrando el solo más brillante y carismático del disco.

La épica “Gods of War” nos devuelve a los Def Leppard más experimentales y progresivos de “Pyromania”. Es una clara denuncia al militarismo de la grandes potencias, convirtiéndose en el tema más ambicioso, tanto musical como líricamente hablando, de todo el disco. Menos ambicioso es “Don’t shoot shotgun”, que a pesar de entrar en la categoría de relleno, mantiene la dignidad ofreciéndonos “rock”, algo que los Leppard actuales parece que han olvidado, rellenando sus últimos trabajos con baladas insulsas de turno.

“Run Riot” es una auténtica patada en la cara, tralla de la buena, pero tralla elegante, la característica “marca de la casa” de la banda. Aquí las guitarras de Clark y Collen logran un resultado arrollador, demostrando que los Leppard eran expertos en crear hit-singles pero también en ofrecer auténticas bombas de relojería como ésta. La atmósfera se relaja con la preciosa baladita que da título al disco, “Hysteria”, de gran factura musical (impresionantes sus cambios de ritmo) y destilando romanticismo por todos sus poros. ¿La última gran balada de Def Leppard? Seguramente, ya que las que nos ofrecieron años más tarde o bien eran simplonas, o bien eran sencillamente bochornosas y comerciales.

“Excitable” recupera el pulso roquero; si bien no es de lo mejor del disco, es sencillamente otra canción de puro rock, fresca y con ganas. Repito lo que he dicho antes: este tema será relleno, pero ojalá todas las canciones de relleno fuesen como ésta. La canción de clausura es “Love and Affection”, la tercera balada del disco, terminando la función de forma gentil y relajada, algo así como un adiós tranquilo después de la tormenta rockera.

“Hysteria” fue desde el momento de su publicación un bombazo mundial de niveles desorbitados, pese a que el single de presentación, “Women” pasó sin pena ni gloria por las listas. Pero fue gracias a la edición de singles posteriores, como “Animal”, “Pour some sugar on me” o “Hysteria”, cuando el disco despegó y barrió en las listas, vendiendo más de 15 millones de copias en los primeros meses de su publicación. ¿El disco de rock más rentable de la historia? Si no el que más, sin duda uno de los cinco más vendidos de todos los tiempos. De hecho, Def Leppard fue certificada recientemente como la banda de rock británica más vendedora de la historia después de Led Zeppelin.

Sin embargo, este éxito brutal fue el comienzo del declive de la banda, declive en el que todavía hoy se encuentran tristemente inmersos. La banda estuvo dos años y medio presentando “Hysteria” en todos los rincones del mundo; eso les desgastó como banda brutalmente; a eso hay que añadirle la trágica muerte de Steve Clark por sobredosis, un mazazo que los demás miembros acusaron sensiblemente, ya que no sólo perdían a un amigo sino sobretodo al compositor principal y jefe del “sonido Leppard”. Con su líder fallecido la banda naufragó en los 90 con discos mediocres, comerciales o incomprendidos, bajando su nivel de popularidad y credibilidad a pasos agigantados y perdiendo adeptos un día tras otro. Quizá algún día regresen por todo lo alto, quien sabe. Mientras tanto, nosotros les esperaremos escuchando una y otra vez este elegante, rockero y maravilloso “Hysteria”.

Joe Tyler - 11/03/05

Email | Imprimir | Comentarios: 4 | Leído 1689 veces

Comentarios   

 
#1 Camilo 24-04-2006 01:44
Me parece poco criteriado y falto de comprension musical decir que canciones son las mejores.
Citar
 
 
#2 def 18-08-2006 15:33
No entiendo porq se considera a este disco tan grande, y porq en varias paginas lo poneis como un verdadero clasico imprescindible. .. para mi es puro pop, y no es que eso tenga que ser malo por definicion, pero es que ni un solo tema logra engancharme lo mas minimo, estan carentes de energia... siendo sincero, habiendolo intentado muchisimas veces... no he conseguido escucharlo de principio a fin... es demasiado aburrido... y no penseis que no me gusta por la melodia, porq me encanta bon jovi por ejemplo, es que de verdad, que este disco lo veo malisimo... :o
Citar
 
 
#3 INFERNO ARNHEIM 29-10-2006 22:10
Discazo!!!!!!!! !
Aunque los clásicos (canciones) andan sueltas por sus otros dos albunes. ;)
Citar
 
 
#4 Jaime 12-03-2007 23:10
Un disco para escuchar en un buen equipo o con unos buenos auriculares para apreciar una producción de 1987 a la altura de un álbum de hoy en día. No olvidar el genial álbum High'n'Dry, anterior a Pyromania, que es buenísimo también.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

Síguenos en

  • RSS 2.0
  • Facebook: metalforall
  • Metal4all MySpace
  • Metal4all Twitter

Comparte Metal4all

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn